Receta de croquetas de cocido caseras
Aperitivos,  Carnes y aves,  Entrantes,  Entrantes y aperitivos,  Recetas a mano,  Segundos platos

Croquetas de cocido caseras

Las croquetas son uno de los entrantes que más se piden en España. Hoy os traigo la receta de croquetas de cocido caseras que son facilísimas de hacer y quedan buenísimas.

Ya veréis que no es tan difícil hacer las croquetas en casa. Solo hay que tener un poco de paciencia a la hora de formarlas.

Las croquetas me encantan. Intento hacerlas de muchos sabores distintos para encontrar entre todas las que más me gustan. Ya os he traído numerosas recetas de croquetas a mano, croquetas en Thermomix y croquetas en Mambo y hoy toca enseñaros otra receta de las que podemos hacer a mano: las croquetas de cocido. Son ideales para aprovechar los resto de la carne del cocido por lo que podemos incluirla en la categoría de receta de aprovechamiento. ¡Quedan deliciosas! Ya sabéis que mi gran aliado para hacer las croquetas es el Set M Press de Tupperware (podéis ver en el vídeo como se usa) porque facilita el trabajo de hacer croquetas muchísimo.

Ahora, si quieres aprender a hacer esta receta te dejo el vídeo que preparé para mi canal de Youtube pero debajo también te dejo los ingredientes y la preparación escritos.

Tiempo de preparación: 1 hora + reposos

Raciones: 30 unidades aprox.

Dificultad: media

Ingredientes

  • 100 gr de mantequilla
  • 50 gr de aceite
  • 170 gr de harina
  • 800 gr de leche entera
  • Media cebolla
  • Medio puerro
  • 150 gr de carne de cocido
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Harina para rebozar
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado
  • Sal

 

Preparación

  • Primero, en un cazo grande ponemos el aceite a calentar.
  • Ahora, añadimos la cebolla y el puerro picados y dejamos que se sofrían a fuego medio unos 6-7 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las verduras se hayan ablandado.
  • Mientras, picamos bien pequeñita la carne del cocido.
  • Cuando las verduras estén sofritas añadimos la mantequilla y la carne del cocido. Cuando la mantequilla se haya derretido por completo la mantequilla añadimos la harina y removemos bien hasta empaparla por completo con la grasa. Dejamos que se cocine, sin parar de remover para que no se queme, durante unos 2 minutos hasta que se tueste un poco.
  • Vamos añadiendo poco a poco la leche caliente (la podemos calentar un poco antes en un cazo o en el microondas), removiendo enérgicamente con una cuchara de madera o unas varillas. Cuando se haya mezclado por completo el primero chorro de leche que hemos añadido, añadimos el siguiente. Así hasta incorporarla toda y no dejando nunca de remover.
  • Cuando se espese ligeramente, añadimos sal al gusto, nuez moscada y pimienta negra recién molida. Seguimos removiendo hasta que obtengan la consistencia perfecta. Esto va un poco a gustos, hay gente que le gusta que queden más líquidas aunque después sea más difícil darle forma pero, para mi, la consistencia perfecta es cuando al pasar la cuchara de un lado a otro del cazo se ve durante unos segundos perfectamente el fondo del cazo antes de que la masa se vuelva a unir (ver en el vídeo).
  • Cuando tengamos la consistencia que deseamos pasamos la masa a una manga pastelera con boquilla ancha o a un tupper y en este caso tapamos con film transparente inmediatamente de manera que el film toque la masa de las croquetas, para que no críe costra. Dejamos que repose en la nevera al menos 6 horas aunque mejor de un día para otro.
  • Pasado el tiempo, damos forma a las croquetas con dos cucharas, con la manga pastelera o, como en mi caso, con el Set M Press de Tupperware (el croquetero de Tupperware). Las rebozamos y terminamos de dar forma pasándolas primero por harina, después por huevo batido y por último por pan rallado.
  • Ahora, si queremos podemos congelarlas, antes de freírlas y si no directamente pasamos a freírlas. Las freímos en abundante aceite caliente, a fuego medio alto, hasta que tomen un tono dorado oscuro. Si las freís congeladas no hace falta descongelarlas previamente pero las añadiremos de pocas en pocas al aceite para que no la enfríen y no se abran al freír.
  • Por último, las servimos calientes.

 

Quizás también te interese:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *