Receta de croquetas de pollo caseras
Aperitivos,  Carnes y aves,  Entrantes,  Entrantes y aperitivos

Croquetas de pollo caseras

Las croquetas de pollo son de las que más suelen gustar, junto a las croquetas de jamón. Ya veréis que hacerlas con esta receta es súper fácil.

Las croquetas son un entrante que suele gustar a mucha gente. Estas croquetas de pollo quedan buenísimas y seguro que os gustarán.

Entre las croquetas favoritas de lo niños, están las croquetas de pollo y las de jamón. Ambas son muy fáciles de hacer y quedan riquísimas.

 

Ya habréis leido muchos en Instagram, mi canal de Youtube o Facebook que me han hackeado el canal de Youtube justo un día después de haberos subido esta receta. Por suerte, recuperé el acceso a él y desde Youtube están intentando recuperarme todos los vídeos por eso igual estos días véis que los que tengo insertados en el blog no se pueden ver. ¡Pero pronto estarán de nuevo!

Mientras, tenéis aquí en el blog todas las recetas que tenía en Youtube así que no pasa nada. Estas croquetas de pollo son una delicia. No hace falta tener sobras de pollo para hacerlas y van a quedaros con un sabor y una jugosidad extraordinarios. Ya sabéis que yo para hacer las croquetas tengo a mi aliado el Set M Press de Tupperware o coloquialmente llamado el croquetero de Tupperware. Aunque para hacerlas no es imprescindible, si que ayuda mucho a la hora de darles forma que es lo más tedioso.

Ahora si quieres aprender a preparar esta receta, te dejo aquí abajo el vídeo que preparé para mi canal de Youtube. Pero también te dejo los ingredientes y la preparación escritos.

 

 

Tiempo de preparación Raciones Dificultad
30 minutos + reposo (4h minimo) + 30 min rebozado + 10 min freír 25 unidades Media

 

 

 

Ingredientes

  • 1 cebolla mediana
  • Un chorro de aceite para cocinar la cebolla
  • 400-450 gr de pechuga de pollo limpia y en dados grandes
  • 100 ml de caldo de pollo
  • 70 gr de grasa que puede ser mantequilla, aceite de oliva o mezcla de ambos
  • 70 gr de harina de trigo común
  • 400 ml de leche entera caliente en el momento de añadirla
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Harina para rebozar
  • Pan rallado para rebozar
  • 2 huevos batidos

 

Preparación

  • Primero, en una olla que tenga tapa, echamos un buen chorro de aceite y la cebolla bien picadita. Vamos a dejar que se hagan a fuego medio hasta que la cebolla se haya ablandado un poco.
  • Añadimos el pollo en dados grandes y lo doramos, subiendo el fuego. Cuando se haya dorado por fuera, añadimos el caldo de pollo y volvemos a poner el fuego a medio. Ponemos la tapa a la olla y dejamos que se vaya haciendo el pollo con el caldo, removiendo de vez en cuando.
  • Pasados 10 minutos, apagamos la olla y retiramos el pollo a una tabla para picarlo pequeñito. La cebolla y el caldo la reservamos en un bol. Vamos añadiendo el pollo picado al bol en el que tenemos el caldo y los reservamos.
  • Una vez que tengamos todo el pollo picado, vamos a ir haciendo la masa de las croquetas. En la misma olla en la que hemos hecho el pollo, para aprovechar al máximo el sabor, ponemos los 70 gr de grasa (en mi caso mitad mantequilla y mitad aceite de oliva). Cuando esté caliente, añadimos la harina y la doramos durante 2 minutos removiendo constante, para que no se queme. Una vez dorada, vamos añadiendo poco a poco la leche que tendremos caliente y removiendo mientras enérgicamente con unas varillas de mano, para que no queden grumos. Cuando hayamos terminado de añadir la leche seguimos removiendo. Si vemos que sigue teniendo grumos, un truco es apartarla del fuego y pasarla por la batidora.
  • Cuando se haya espesado un poquito, pero no mucho, la bechamel, añadimos sal, pimienta negra, nuez moscada y la mezcla del pollo con el caldo y la cebolla. Removemos constantemente hasta que la masa haya espesado bastante.
  • En ese momento, la pasamos a una fuente de horno y la tapamos con film transparente de manera que el film toque la masa. Dejamos que temple a temperatura ambiente y una vez templada la llevamos a la nevera durante un mínimo de 4 horas aunque mejor si es de un día para otro.
  • Cuando haya reposado, vamos a darle forma a las croquetas y a rebozarlas. Para darles formas podéis usar dos cuchara, una manga pastelera con boquilla ancha o como yo el set M-press de Tupperware (coloquialmente conocido como el croquetero de Tupperware). Cuando les vayamos dando forma, las pasamos por harina, después por huevo batido y por último por pan rallado, procurando que queden bien rebozadas.
  • Las freímos inmediantamente o las reservamos en la nevera o en el congelador hasta la hora de hacerlas. Si las congeláis, no hace falta descongelarlas para freírlas.
  • Para freírlas preparamos una sartén, un cazo o una freidora con abundante aceite. Cuando esté bien caliente vamos añadiendo las croquetas de pocas en pocas para que no se enfríe el aceite. Las freímos a fuego medio-alto unos minutos, hasta que el rebozado esté dorado. Después, las sacamos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  • Por último, las servimos bien calientes.

 

Quizás también te interese:

 

 
Ahora puedes hacerte miembro de mi grupo de facebook ‘Recetas de cocina fáciles y deliciosas: postres, comida, Thermomix…‘ y subir a él cualquier receta que hagáis de las que tengo subidas al blog. ¡Pero también podéis compartir vuestras propias recetas!
 

Mis redes sociales:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *